Un problema que preocupa a la mujer

 Un problema que preocupa a la mujer

La violencia obstétrica es considerada una forma de violencia de género hacia la mujer, ya que se ven vulnerados todos sus derechos y los de su bebé por nacer. A diferencia de lo que se cree, son muchas las mujeres que han pasado por esta situación, tanto en la etapa de controles ginecológicos, como en el parto.

Según datos del Observatorio de Violencia Obstétrica, se conoció que el 70% de las mujeres encuestadas nunca recibieron información sobre la rotura de bolsa inducida. Algo que la Organización Mundial de la Salud sugiere que sea de manera natural.

Por otro lado, muchas mujeres ingresan a parir solas, sin alguien de confianza, lo cual significa un abandono. El trato de médicos y parteras tampoco es bueno, ya que en la mayoría de los casos las mujeres no fueron contenidas y recibieron adjetivos descalificativos.

Las prácticas no autorizadas por la madre y ejercidas sobre los bebés también son violencia obstétrica. Otro punto, es la realización de cesárea cuando puede tener un parto natural, la inducción al parto y la colocación de anestesia, sin autorización. Esto demuestra que la violencia obstétrica, en algunos casos, está naturalizada por parte de los profesionales y que no se respetan los derechos de las mujeres.

Fuente: Diario Libre

Deja un comentario