Rusia destituye a su molesto responsable antidopaje

 Rusia destituye a su molesto responsable antidopaje

Los Comités Olímpico y Paralímipico rusos destituyeron este viernes al director de su agencia antidopaje (Rusada), Yuri Ganus, quien lideraba una campaña desde su nombramiento en 2017 para denunciar la falta de compromiso de las autoridades contra el dopaje.

La decisión contra Ganus, una de las escasas voces en Rusia con credibilidad en materia antidopaje, podría ralentizar los esfuerzos de reintegración del país en el deporte mundial.

“La asamblea general decidió destituir a Ganus. La decisión fue tomada por unanimidad”, declaró durante una conferencia de prensa el presidente del comité olímpico ruso, Stanislav Pozdniakov.

El director de la Rusada fue señalado luego de una auditoría de gestión que lo acusa de infracciones.

“Esta decisión sólo fue tomada sobre la base de revelaciones de violaciones administrativas y económicas”, de la Rusada, añadió Pozdniakov, mostrándose “convencido” de que la agencia rusa seguirá siendo “independiente”.

Su sustituto al frente de la Rusada será nombrado en un plazo de seis meses.

“Se ha hecho de nuevo evidente que el deporte ruso no necesita profesionales,, sí personas que convienen”, señaló en Instagram la superestrella del salto de altura Marita Lasitskene

“Venganza”

Ganus, quien se esperaba esta decisión, declaró a la AFP que la misma “no significa nada bueno (para el deporte en Rusia) ya que la Rusada se había convertido en un punto para el restablecimiento de la confianza” entre Rusia y las instancias deportivas mundiales.

Ganus, de 56 años, denunció a comienzos de agosto la auditoría, considerando que su objetivo era “la venganza” por su postura a menudo contraria al Kremlin.

Una auditoría que Ganus tachó de “incompleta, infundada y cuestionable”.

Para la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), esta decisión “refuerza sus preocupaciones”.

Nombrado en 2017, sin experiencia deportiva o científica, Ganus multiplicó sus posiciones a contracorriente, cuestionando a Valdimir Putin, atacando al antiguo ministro de Deportes Pavel Kolobkov, o descartando la tesis de la diplomacia rusa sobre un posible complot de occidente a través del dopaje contra Rusia.

Así, Ganus había acusado a las autoridades de su país de ser responsables de falsificaciones del laboratorio antidopaje de Moscú, que condujeron a la expulsión de Rusia de los Juegos Olímpicos y de las competiciones deportivas mundiales por cuatro años.

A su llegada a la Rusada en 2017, despidió al 90% del personal y se impuso el reto de dar la vuelta al procedimiento de trabajo de la agencia, en especial en cuanto a los controles antidopaje.

“‘Me gusta la vida”

Su prestigio de hombre incorruptible permitió a la Rusada ser uno de los pocos actores del deporte ruso en recuperar una cierta credibilidad en materia de lucha contra el dopaje, aunque algunos lo acusasen de formar parte de un plan de Moscú para limpiar su imagen.

Pero las posiciones de Ganus cobran mayor valor por cuando sus antecesores en el puesto, Nikita Kamaïev y Viatcheslav Sinev, fallecieron de forma repentina, luego de las revelaciones de dopaje de Estado en Rusia.

“Yo declaro oficialmente que amo la vida, que no me suicidaré”, escribió en Twitter en julio, cuando aparecieron en la prensa las primeras acusaciones de mala praxis, dando a entender que su vida podía correr peligro.

Según las acusaciones en su contra, al menos 110 millones de rublos (1,24 millones de euros al cambio actual, 1,04 millones de dólares) habrían sido utilizados de forma fraudulenta en 2018 y 2019, evocando, por ejemplo, gastos de taxi muy elevados.

Fuente: Diario Libre

Deja un comentario