I'm Live!
Watch Now

Música urbana con sentido social; Diómedes Jiménez propone una nueva visión del género

[ad_1]

Desde el espontáneo estudio que es su habitación, Diómedes Jiménez propone una nueva visión de los géneros hip-hop y rap en la escena musical de la República Dominicana.

Oriundo de Cotuí, es un músico, productor, cantante y rapero, en el cual se aprecia una tendencia que rompe con los acostumbrados elementos de las producciones urbanas locales.

Sus canciones contienen letras cargadas de reflexiones personales, perspectiva social y una crítica a lo convencional. Sus composiciones presumen de transiciones furiosas, fluidas y melódicas, que retratan la inconformidad transgresora de los géneros, pero que evocan las inquietudes de un artista que posiciona sus creaciones en la empatía del público.

En sus entregas destilan las influencias que han forjado su estilo: desde Black Hippy, J Cole, The Notorious B.I.G., Eminem, Pharrell Williams, Daft Punk hasta Jacob Collier.

En sus canciones, Diómedes cuenta que el esfuerzo, las adversidades y su pasión por hacer música “No tiene fin” y con ritmos contemporáneos y caribeños, anuncia que con su boca “no amaga” y solo sale “Fuego”.

Su última entrega, se la dedica al amor y para eso cuenta la historia de un framboyán que, enamorado de su “Agua” se sumerge en ella y florece.

Sobre el tema “Agua”

Contó a Diario Libre el origen de este tema que define como muy personal.

“La canción de Agua, originalmente, se me ocurrió porque sentía el impulso de hablar de varios amores a través de mi vida, incluyendo un amor que ha trascendido significativamente”, señaló.

Continúa: “A lo largo de la canción, hago ligeras menciones a otras relaciones, pero realmente toda gira en torno a una relación que yo considero que me hizo crecer significativamente en conjunto con las demás”.

“Pero esta relación es la que más me ha hecho crecer hasta ahora y la que yo creo se inclina más a hacerme volver un árbol, a nivel de iluminación, de lo mucho que me ha iluminado, siento que de una mata o una planta muy pequeña pasé a ser un árbol, y a florecer, y a exhibir mi belleza. Pero esa belleza viene de lo mucho que alimenté mi árbol de esa persona”, explica..

“Entonces a esa persona yo la vi como agua para este árbol, en gran parte. Y la sigo viendo así. Y no es que solo vea a esa persona como eso porque mucha gente en mi vida es agua para este árbol y muchas cosas en el mundo. Pero verdaderamente se la dedico al amor y a esa persona y a todo el amor y a todo el que sienta algo de amor, valga la redundancia porque yo considero que el amor es el elemento que quizás más nos hace crecer en general, desde adentro, y saca lo mejor de nosotros”, enfatizó.

“Con el amor de esa persona trato de exponer mi amor por todo, por la gente que me escucha y a quienes en algún sentido quisiera tocar a través de la música y eventualmente si es posible aliviar o sanar”, concluyó..

[ad_2]

Fuente de la noticia original

Affiliates