I'm Live!
Watch Now

La impactante historia del Trío Matamoros y el ciclón San Zenón, 90 años después

“Cada vez que me acuerdo del ciclón se me enferma el corazón”, con este verso el legendario Trío Matamoros dejó inmortalizado en la canción “El Trío y el ciclón” el recuerdo del devastador ciclón San Zenón, que ocurrió un 3 de septiembre de 1930, durante el gobierno de Rafael Leonidas Trujillo.

A 90 años de aquel fenómeno natural sigue siendo recordado por cuan destructivo fue para la época.

Documentos históricos reseñan que tan solo dos semanas después de Trujillo haber tomado posesión, el día 3 de septiembre de 1930, la ciudad de Santo Domingo fue víctima de uno de los huracanes más fuertes y destructivos de su historia.

Entre los sobrevivientes de esta tormenta se encontraba un trío de músicos cubanos que habían llegado a Santo Domingo trece días antes de las elecciones para realizar una serie de presentaciones.

En ese ntonces la ciudad de La Habana era un centro artístico muy activo que irradiaba su influencia sobre todo el Caribe y México, y exportaba músicos y cantantes que difundían con éxito el son, un género más popular que las tradicionales danzas españolas o los danzones y danzonetes criollos.

Lo vivido por ellos durante el ciclón los llevó a grabar “El Trío y el ciclón”, cuyo tema sigue siendo de referencia. La legendaria agrupación describió lo acontecido como “El imperio macabro de la muerte sobre el pueblo entero destruido”.

A continuación reproducimos la anécdota que ha sido reseñada por Diario Libre desde hace varios años bajo los títulos El Trío Matamoros y el ciclón de San Zenón y La anécdota del Trío Matamoros y el ciclón San Zenón, 88 años después:

Alberto Mugercia, un destacado musicógrafo cubano ya fallecido, contó al periodista Alfonso Quiñones, lo que Miguel Matamoros le había contado a su vez a él: la historia del son El Trío y el Ciclón, que alcanzó gran popularidad en su tiempo”, reza la historia, publicada en este medio el 3 de septiembre del 2017.

Sucede que el trío –redactó Quiñones– (Ciro, Miguel y Cueto) estaba quedándose en una casa del barrio de San Carlos, cuando comenzaron las ráfagas de viento y la lluvia, y tanto fue el pavor, que los tres se metieron en un fogón de aquellos coloniales, y colocaron un zinc a manera de puerta de adentro hacia afuera. Allí pasaron la noche. A la mañana siguiente sin haber podido pegar un ojo, con las primeras luces del día, salieron del improvisado refugio, viendo que alrededor no había ni casas ni nada, y que todo había sido arrasado y ellos se habían salvado milagrosamente dentro de aquel fogón”.

De Miguel Matamoros a Dagoberto Tejada

El relato coincide con lo descrito por Miguel Matamoros al legendario sociólogo dominicano, Dagoberto Tejeda Ortiz, en el año 1971 y que fue publicado originalmente bajo el título “El Ciclón y los Matamoros” en la revista Última Hora el 3 de octubre de 1998, (p. 36.):

“En el año 1930 nosotros fuimos a Santo Domingo por primera vez; sí recuerdo que en esos días tomó posesión de la Presidencia Rafael Leonidas Trujillo. Allí nos cogió eso, y el ciclón San Zenón, dos días antes de la fecha que teníamos señalada para regresar a Cuba. Ese día del ciclón amaneció lloviendo muchísimo y había mucho viento y nadie se atrevía a salir a la calle; nosotros vivíamos en la casa de una amiga llamada Luz Saldaña. Entonces yo le digo a Siro y a Cueto: –Oigan, voy a salir–, y por mucho que traté no pude hacerlo. El ciclón causó más de cuatro mil muertos y veinte mil heridos”, dijo el artista.

“El viento era tan fuerte que se llevaba las tejas del techo de la casa donde estábamos. Yo salí de la sala y me metí en la cocina, me escondí debajo del fogón de mampostería, de esos de tres o cuatro hornillas, llegó el momento en que yo creí que no hacía el cuento. El ciclón hizo mucho daño, y a mí me hizo mucho daño porque vi mucha gente muerta… Después que salimos de Santo Domingo yo compuse ese Son que se llama “El Trío y el Ciclón”, sentenció el artista.

Fuente: Diario Libre

Affiliates