I'm Live!
Watch Now

Empresas deben adaptarse para afrontar retos de seguridad del teletrabajo a largo plazo

El vicepresidente ejecutivo de productos y director de mercadotecnia de Fortinet dijo que la pandemia COVID-19 tendrá efectos prolongados en la forma en que las empresas invierten en ciberseguridad.

John Maddison dijo que más del 90% de las empresas planean invertir más para asegurar el teletrabajo en los próximos dos años.

“Dada una superficie de ataque digital drásticamente expandida, las tendencias de amenazas cibernéticas dirigidas a trabajadores remotos y la brecha de habilidades en materia de ciberseguridad, las empresas deben considerar qué tecnologías y enfoques se necesitan para asegurar sus estrategias de teletrabajo a largo plazo”, advierte el ejecutivo.

Entiende que las empresas tienen la oportunidad de maximizar sus inversiones con plataformas de ciberseguridad diseñadas para proporcionar una visibilidad y protección completa en toda la infraestructura digital, incluidos los entornos de red, de aplicaciones, multi-nube y móviles.

Agrega que este cambio continuo hacia el trabajo a distancia también requerirá algo más que tecnología; la formación y la concienciación en ciberseguridad también deben seguir siendo prioridades clave.

Fortinet (NASDAQ: FTNT), líder mundial en soluciones de ciberseguridad amplias, integradas y automatizadas, presentó el Informe de Ciberseguridad de la Fuerza Laboral Remota 2020, donde se indica que a medida que la pandemia de COVID-19 se extendía rápidamente en la primera mitad de 2020, muchas empresas se vieron obligadas a pasar al teletrabajo prácticamente de la noche a la mañana, ya que se pidió a los equipos de todo el mundo que se quedaran en casa.

Casi dos tercios de las empresas encuestadas tuvieron que hacer una rápida transición de más de la mitad de su fuerza laboral al teletrabajo.

Además, la mayoría de los encuestados indicó que el rápido cambio representaba un desafío para su empresa, y el 83% lo citó como moderadamente, muy o extremadamente desafiante. Sólo el 3% no se vio desafiado.

El documento indica que en el momento de la encuesta, las empresas ya habían invertido en tecnologías esenciales como resultado de la pandemia.

Además, casi la mitad de ellas invirtió más en seguridad de VPN y nube, mientras que casi el 40% invirtió más en profesionales de TI cualificados o en control de acceso a la red (NAC).

Adicionalmente, la evolución del entorno de trabajo a distancia, la mayor dependencia del uso de dispositivos personales y la afluencia general de trabajadores fuera de la red corporativa abrieron una oportunidad para una actividad de ciberamenazas sin precedentes.

Desde los phishers oportunistas hasta los actores de Estado-nación, los ciberadversarios encontraron múltiples maneras de explotar la pandemia mundial para su beneficio a enorme escala, como lo demuestra un reciente Informe global sobre el panorama de amenazas de FortiGuard Labs.

Detalla que las amenazas incluían el phishing y esquemas de compromiso de correo electrónico empresarial y ataques de ransomware. De hecho, el 60% de las empresas reveló un aumento en los intentos de violación de la ciberseguridad durante la transición al trabajo remoto, mientras que el 34% informó de violaciones reales en sus redes.

Con un aumento significante de empleados que se conectan a la red corporativa a distancia, junto con un aumento en los intentos de violación y ciberataques en general, las empresas citaron que garantizar conexiones seguras, la continuidad de los negocios y el acceso a las aplicaciones críticas para el negocio son los aspectos más desafiantes de esta transición.

Precisa que dado el número de intentos de ataque y las tendencias de ciberamenazas dirigidas a trabajadores remotos, las empresas deben considerar cuidadosamente qué tecnologías y enfoques necesitan para asegurar el teletrabajo a futuro.

Las estrategias de defensa deben ajustarse para tener en cuenta la extensión del perímetro de la red en el hogar.

Fuente: Diario Libre

Affiliates