“Corazón Salvaje”, una historia de éxito y de pérdidas de la televisión

 “Corazón Salvaje”, una historia de éxito y de pérdidas de la televisión

El éxito innegable que obtuvo la telenovela mexicana «Corazón Salvaje» (1993) ha generado en numerosas ocasiones que se revivan los recuerdos y se hagan homenajes a sus entrañables personajes, pero con ello también despiertan ciertas tristezas debido al trágico final que algunos de sus actores tuvieron.

La versión de Pablo Rendón en la década de 1990 de «Corazón Salvaje» fue la tercera versión para televisión que se hacía sobre la turbulenta historia de amor del pirata Juan del Diablo, interpretado por Eduardo Palomo y la condesa Mónica De Altamira Montero de Alcázar y Valle, con la actuación de Edith González.

Anteriormente, la historia había llegado al cine en diversas ocasiones y algunas de las actrices que interpretaron el rol estelar fueron Angélica María y Julissa.

La telenovela catapultó las carreras de muchos de sus actores y fueron varios más los artistas que estuvieron considerados en el elenco de la producción.

Entre ellos actores como Salma Hayek, quien aún no despegaba en su carrera internacional pero ya gozaba de renombre en el país; el cantante Ricardo Arjona para el papel de Juan del Diablo o Erika Buenfil, quien fue considerada para el papel de Aimée, cosa que rechazó por su interés en interpretar a la protagonista y que tiempo después se arrepentiría.

Al final los elegidos fueron Edith y Palomo, y han sido también quienes se quedaron en el imaginario colectivo de la audiencia con dos papeles que marcarían su trayectoria, pues a raíz de esas actuaciones ambos conocieron la fama internacional, ya que la telenovela fue traducida a diversos idiomas y transmitida en muchos países.

Después de interpretar a Mónica de Altamira, la carrera de Edith despuntó con papeles importantes en televisión como su papel protagonista en «Nunca te olvidaré» (1999), »Salomé» (2001) o «La doña» (2008) y su papel en el teatro como «Aventurera», uno de los trabajos más recordados de la actriz.

Por su parte, Palomo ya se había ganado el corazón de las audiencias con su participación en «La pícara soñadora» al lado de Mariana Levy y, tras actuar en «Corazón Salvaje», su popularidad aumentó y lo posicionó como uno de los actores más cotizados de aquel entonces en México.

Más allá de sus actores, otro gran éxito de la telenovela ambientada en el siglo XIX fue precisamente la época en la que fue contextualizada así como el vestuario y los escenarios, pues a pesar de los riesgos que conlleva hacer este tipo de producciones, fue muy bien recibida por el público.

Trágico final

Aunque todas las telenovelas tienen un final feliz, en la vida real pocas veces existen y después del abismal éxito que trajo consigo la telenovela tanto sus protagonistas como algunos actores de reparto tuvieron finales funestos por lo que incluso ha llegado a llamar «la maldición de ‘Corazón salvaje’» a dicha situación.

Nueve años después del gran éxito de la telenovela, Eduardo Palomo sufrió un ataque al corazón fulminante a los 41 años de edad, mientras cenaba con su esposa y unos amigos en Los Ángeles (EE.UU.). Su muerte repentina, al ser un actor joven y querido, consternó al país.

Por su parte, Edith González fue diagnosticada en el 2016 con cáncer de ovario. A pesar de ello no dejó sus proyectos como actriz y conductora pero fue en el 2019 que la actriz perdería la batalla contra el cáncer a la edad de 54 años.

Además de ella, Gerardo Hemmer, que interpretaba a Joaquín, perdió la vida con tan solo 25 años. La versión oficial apuntaba a que el actor había muerto a causa de inhalación de gas mientras dormía, sin embargo algunos medios locales manejaron que su muerte se debió a un crimen pasional.

Por su parte, en el 2018 Pedro Gonzalo, quien dio vida a El tuerto, falleció a causa de un infarto.

Mientras que el actor Enrique Lizalde, quien interpretaba a Noel Mancera, consejero y protector de Juan en la telenovela, falleció a los 75 años de edad de cáncer de hepático.

Fuente: Diario Libre

Deja un comentario